¿Qué haremos con el elearning post crisis sanitaria?

Con una pandemia que continúa cobrando victimas a nivel mundial con los sectores de los servicios, industrias o rubros que nos acostumbramos a tener disponibles, ya no estarán por varias semanas. Llegamos al tercer mes del año a un mundo desconocido y con más dudas que certezas en el mediano plazo. La Educación en todo el mundo se ha visto afectada, los jóvenes han conocido que existen más tecnologías que las RRSS con las cuales pueden colaborar, los adultos hemos tenido que compatibilizar vida personal y profesional compartiendo una gran cantidad de horas con la familia en algunos casos y en otros jóvenes profesionales que se han comenzado a enfrentar a la cocina para sobrevivir.

El mundo logró superar varias pandemias en el pasado más dolorosas y prolongadas, luego de cada uno de estos dolorosos episodios se han creado nuevas formas de relacionarnos con la salud, tratamiento de desperdicios y otras acciones para evitar situaciones similares en el futuro.

En cuanto a las tecnologías sociales en la última década han logrado una alta adopción en la sociedad, siendo utilizadas principalmente para comunicación personal, ocio y promoción de productos y servicios. Es así como el 1% de los usuarios de Internet crea el 50% del contenido que el resto consume. En esta crisis el mundo está experimentando de forma práctica como los avances existentes nos permiten realizar nuestras labores sin necesidades de perder tiempo en transporte y que es posible romper el esquema que arrastramos desde el siglo pasado, supongamos que en transporte y otras actividades debemos usar 2,5 horas diarias x 5 días x 4 semanas, en teoría tendremos más de 50 horas disponibles que antes las usábamos en movernos, ¿Qué haremos por cada mes que estemos confinados por la pandemia?

En estos días me ha llamado la atención la cantidad de jóvenes (25 a 35 años) celebrando reuniones entre 15 personas o más con un propósito profesional, también a los académicos celebrando la interacción fluida con sus comunidades estudiantiles e incluso invitando a personas no matriculadas a sumarse a las clases virtuales, también a padres sorprendidos al ver a sus hijos en clases virtuales y no en las redes sociales, que maravilla esto de las tecnologías, sirven después de todo.

En los próximos meses cada sistema educativo intentará tener continuidad en su cumplimiento curricular, evaluación de conocimientos adquiridos y una larga lista de requisitos  para la producción de los ciudadanos del futuro, aquí será importante tener registros del nuevo conocimiento extracurricular que la sociedad en su conjunto estará incorporando, nuevas formas de aprender e intercambiar conocimientos, una gran oportunidad para que las nuevas generaciones cambien el uso de las tecnologías desde un gran porcentaje al ocio, a uno asociado a su desarrollo intelectual y social.

Sin duda el mundo, los países, las organizaciones, las familias y las personas no serán las mismas luego de las crisis mundial, el profesor Punset (QEPD) lo refleja en su conferencia del 2011“la felicidad en tiempos de crisis”, todos estos nuevos paradigmas y formas de interacción nos permitirán los próximos avances sociales y tecnológicos.

A mi parecer además de los desafíos actuales, la Educación tendrá que tomar nuevas decisiones en los próximos meses:

  1. Convencer a todas las personas que estuvieron expuestas al nuevo sistema de formación e interacción que eso no funciona, sólo es válido lo presencial, ¿cómo le digo a toda la comunidad educativa que luego de esta gran experiencia tenemos que volver a los métodos del siglo pasado?
  2. ¿Qué hacemos con todo el material y conocimiento generado en la comunidad?
  3. ¿Cómo mantener todo lo positivo que ganaremos en estos meses?
  4. ¿Qué impacto tendrán en las industrias esta nueva forma de relacionarnos?
  5. ¿Cuánto se acelerará el cambio tecnológico?

El foco de todos está en la supervivencia sin duda alguna, pero debemos reconocer que estamos ante un gran quiebre en como nos relacionamos mediados por las tecnologías, forzados primero por la crisis sanitaria y luego por la crisis económica que validará los modelos de operación de menores costos.

Perfil del autor

Hernán Silva Olivares
Director Ejecutivo EDUTIC, Magister en Innovación Tecnológica y Emprendimiento, +15 años de experiencia como CIO en la Educación Superior