Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/eduticch/public_html/edutic.org19/wp-content/themes/porto/inc/functions/general.php on line 790

Aseguramiento de la Calidad frente a la Educación Remota de Emergencia


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/eduticch/public_html/edutic.org19/wp-content/themes/porto/inc/functions/general.php on line 790

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/eduticch/public_html/edutic.org19/wp-content/themes/porto/inc/functions/general.php on line 790

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/eduticch/public_html/edutic.org19/wp-content/themes/porto/inc/functions/general.php on line 790

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/eduticch/public_html/edutic.org19/wp-content/themes/porto/inc/functions/general.php on line 790

Comité de Calidad, 2do Congreso EDUTIC Online 2021
Autoras: Cecilia Saint-Pierre, Marelen Castillo Torres, Pamela Riquelme, Carola Bruna Jofré, Minerva Carrizo, María del Rosario Morales
Fecha: Abril 2021

Resumen
En marzo de 2020, la aparición del Covid-19 obligó a las instituciones de educación superior a adoptar la modalidad online como la única forma de mantener la continuidad pedagógica. Habiendo superado el desafío de iniciar en la modalidad en línea, las acciones siguientes deberían apuntar a la implementación de un sistema de calidad que resguarde las definiciones institucionales en cuanto a los estándares tecnológicos, técnicos y pedagógicos de la educación impartida. En este sentido, podemos distinguir entre los aspectos de gestión institucional, aspectos netamente académicos, los referentes al apoyo de los docentes, y aquellos relacionados con la calidad de vida y el bienestar de los estudiantes.
De esta forma, si bien esta situación ha hecho presentes tanto desafíos como oportunidades en cuanto a una operación más remota, a la necesidad de la agilidad de reacción ante cambios en el contexto y a las necesidades de la sociedad y los estudiantes, no se debe perder de vista que los ajustes implementados deben responder a las definiciones estratégicas y técnicas de la institución, basadas en la estrategia institucional, el proyecto educativo, los elementos diferenciadores de la institución y a la gerencia del talento humano, tan necesario para poder lograr una articulación adecuada dentro de los sistemas de gestión de la calidad

Palabras claves:
Aseguramiento de la calidad, estándares, educación remota de emergencia, educación superior.

  1. Introducción
    En marzo de 2020, la aparición del Covid-19 obligó a las instituciones de educación superior a adoptar la modalidad online como la única forma de mantener la continuidad pedagógica. Si bien muchas instituciones ya estaban avanzando en su incorporación, incluso algunas ya contaban con modelos pedagógicos y sistemas de aseguramiento de la calidad, la mayoría de ellas debió implementar un modelo de docencia remota de emergencia (Aristovnik, A., Keržič, D., Ravšelj, D., Tomaževič, N., & Umek, L. 2020; Xarles, G., & Samper, P. M., 2020), procurando mantener la calidad de la educación impartida, pero sin contar con sistemas que permitieran el aseguramiento de ésta.
    Así, habiendo superado el desafío de iniciar en la modalidad en línea, las acciones siguientes deberían apuntar a la implementación de un sistema de calidad que resguarde las definiciones institucionales en cuanto a los estándares tecnológicos, técnicos y pedagógicos de la educación impartida.
  2. Características de la dimensión
    Antes de considerar la adopción de un sistema de aseguramiento de la calidad para educación online, vale preguntarse cuáles son los aspectos que se quieren custodiar. Esto significa definir institucionalmente las prioridades y estándares que se buscan en la educación impartida en esta modalidad. En este sentido, podemos distinguir entre los aspectos de gestión institucional, aspectos netamente académicos, los referentes al apoyo de los docentes, y aquellos relacionados con la calidad de vida y el bienestar de los estudiantes.
    Desde el punto de vista de la gestión institucional, aparece como relevante que las instancias decisionales de las modalidades estén claramente establecidas en el gobierno institucional, el establecimiento de políticas y normativas para asegurar la calidad, así como también los sistemas de soporte y seguimiento que permitan asegurar la operación. Lo anterior no debe dejar de lado los lineamientos y modelos que guían al cuerpo docente y estudiantado. Por otra parte, es importante también custodiar la equidad en cuanto a acceso y recursos necesarios de los estudiantes para responder de la mejor forma posible a la educación impartida en modalidad no presencial, especialmente en aquellos casos en que no es una opción de los estudiantes, sino que constituye la única forma de mantener la continuidad pedagógica dadas las restricciones sanitarias a las que nos vemos enfrentados.
    Desde una mirada pedagógica, un sistema de gestión de calidad debe asegurar las competencias docentes, entregando apoyo sistemático en el ámbito tecnológico y pedagógico, a través de una oferta de formación continua basada en la evaluación de las debilidades y necesidades, además de instancias basadas en la colaboración, para compartir y difundir las experiencias pedagógicas. En este punto, el uso de rúbricas que permitan evaluar objetivamente la calidad de la educación impartida se hace crítico para garantizar que los estudiantes alcancen los resultados de aprendizaje previstos; el desarrollo de competencias genéricas y específicas; una adecuada realimentación al estudiante sobre su proceso de aprendizaje; y la promoción de la autorreflexión mediante identificación de áreas de mejora y elementos a potencializar en su proceso de aprendizaje. De este modo, las rúbricas sirven no solo como herramienta de medición de la calidad, sino también como apoyo y retroalimentación para el docente y el estudiante en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
    En el ámbito pedagógico, un sistema de aseguramiento de la calidad debe asegurar también el uso de metodologías que no perpetúen las prácticas presenciales, sino que incorporen las ventajas que entrega la educación a distancia, como son la flexibilidad a través de la modalidad asincrónica y el uso de plataformas tecnológicas cuya organización se enfoque a generar rutas de aprendizaje y no simplemente el uso como repositorios de materiales. El paso forzado a la modalidad en línea durante el 2020, ha acortado la brecha de alfabetización digital que existía principalmente en los docentes y ha dejado grandes enseñanzas a las instituciones en cuanto al mejor uso de las plataformas tecnológicas. Este periodo también cambió las percepciones y expectativas de los estudiantes y docentes con respecto a las distintas posibilidades que la educación remota permite.
    En cuanto a la experiencia de los estudiantes, un sistema de gestión de calidad debe considerar un amplio espectro de variables, desde la información que éstos reciben en el momento de la admisión, los requisitos tecnológicos, la existencia de capacitación para el acceso y uso de recursos de aprendizaje y bibliografía, soporte técnico, orientación, canales para sugerencias y reclamos, asesoramiento académico e instancias de nivelación académica y bienestar estudiantil.
    Por último, como todo sistema de gestión de calidad, cualquier implementación debe considerar la evaluación y mejora continua, esto significa tener sistematizados procesos de evaluación, no sólo en cuanto a los criterios definidos, sino también de los instrumentos mismos que son usados para estas mediciones y un proceso de análisis que asegure mecanismos de mejora continua.
  3. Desafíos y oportunidades
    El desafío que enfrentan la mayoría de las instituciones de educación superior es implementar un sistema de gestión de calidad para su modalidad no presencial, considerando las particularidades de ésta sobre la modalidad presencial. Esto requiere un esfuerzo que involucra todas las áreas de la institución y que debe ser liderado desde las autoridades de la misma. El sistema no solo establece mediciones, sino que también la toma de acciones a distintos niveles que serán cruciales para la mejora continua.
    El primer paso, sin embargo, es la definición de lo que la institución entiende como educación de calidad y qué estándares usará para evaluarla. Esto puede pasar desde la definición de un modelo pedagógico para esta modalidad propio de la institución, del cual se desprenden los criterios que serán evaluados mediante la creación de una rúbrica, o bien la adopción de estándares ya definidos, como los de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), el Online Learning Consortium o Quality Matters. No debemos dejar de lado la revisión de la experiencia de instituciones de educación superior, tanto nacionales como internacionales, que ya cuentan con sistemas implementados y consolidados.
    Más allá del desafío que presenta la implementación de un sistema de gestión de la calidad, el nuevo escenario trae consigo una serie de oportunidades. Por una parte, los avances tecnológicos nos permiten capturar una cantidad de información que era impensable hace un par de años, en la medida en que toda la educación ha comenzado a impartirse mediante LMS o sistemas de gestión del aprendizaje. Esto, junto con ser una oportunidad, también nos plantea el desafío de establecer nuevos mecanismos para sistematizar la data institucional de interacción de con estas plataformas y aprovechar esta información para la toma de decisiones pedagógicas e institucionales basada en las realidades y contextos específicos. Por otra parte, el mismo hecho de que la operación completa de las instituciones de educación se ha movilizado hacia la modalidad remota, no solo la educación impartida, sino también la gestión interna, investigación y colaboración académica, ha acortado las distancias. Esta situación abre puertas a una colaboración interinstitucional e internacional mucho más fluida, donde las distancias físicas ya no son relevantes. Así, la experiencia de otras instituciones se encuentra a una videollamada de distancia, de esas que acostumbramos a tener todos los días.
  4. Conclusiones y mirada de futuro
    Este último año nos ha mostrado que es indispensable avanzar hacia la definición de estándares y sistematización de la medición de calidad, implementando sistemas de gestión de calidad que respondan a las necesidades y definiciones institucionales de cada universidad o instituto. Existe también experiencia suficiente como para partir sin necesidad de comenzar de cero: existen modelos definidos, sistemas de gestión estructurados y criterios internacionales en los que basarse. Sin embargo, no debemos perder de vista que el sistema que implementemos responda a las definiciones estratégicas y técnicas de la institución, basadas en la estrategia institucional, el proyecto educativo, los elementos diferenciadores de la institución y a la gerencia del talento humano, tan necesario para poder lograr una articulación adecuada dentro de los sistemas de gestión de la calidad.

Referencias
Aristovnik, A., Keržič, D., Ravšelj, D., Tomaževič, N., & Umek, L. (2020). Impacts of the COVID-19 pandemic on life of higher education students: A global perspective. Sustainability, 12(20), 8438
CNA (2020a). Acuerdo 02 del 01 de julio de 2020 del CESU – Por el cual se actualiza el modelo de acreditación en alta calidad. Recuperado de : https://www.mineducacion.gov.co/1759/articles-399567_recurso_1.pdf
Xarles, G., & Samper, P. M. (2020). Docencia no presencial de emergencia: un programa de ayuda de emergencia en el ámbito de la educación superior en tiempos de la COVID-19. Análisis Carolina, (32),